¿Cómo lubricar una cerradura?

Seguro que alguna vez trataste de abrir la puerta y te diste cuenta de que la llave no entraba toda, o no giraba correctamente. Esta situación es muy común, sobre todo en los apartamentos o casas más antiguas que pueden tener cerraduras dañadas o en malas condiciones. Lo que sucede es que, a veces, las cerraduras se ahogan hasta el punto de que si no son debidamente lubricadas, deben ser cambiadas porque será muy difícil poder colocar y girar la llave. Por ello, en este artículo te vamos a explicar cómo lubricar una cerradura, para poder mantenerla en perfectas condiciones y evitar que tengas que gastar dinero cambiándola por otra y llamar a un cerrajero para que te ayude a cambiarla.

Necesitarás:

  • Polvo de grafito
  • Aceite o vaselina
  • Lápiz de grafito
  • Destornillador

Instrucciones:

  1. La primera cosa que sugerimos para lubricar una cerradura es utilizar un producto conocido como grafito en polvo. Puedes adquirir grafito en ferreterías o en diferentes lugares especializados en bricolaje, y para que sea más fácil reconocerlo debes saber que es un producto grisáceo con un aplicador incorporado que se utiliza en la zona de entrada de la llave en la cerradura, teniendo resultados muy evidentes rápidamente.
  2. Otra alternativa es utilizar algún aceite o vaselina en la cerradura. Esta opción puede ser un poco más complicada ya que si decides lubricar la cerradura con alguno de estos productos, se debe aplicar dentro de la misma, por lo que será necesario desmontarla. Este procedimiento, a pesar de implicar desmontar la cerradura, es muy sencillo de hacer y el problema puede ser resuelto con bastante rapidez.
  3. Si estás en la etapa de contención y no quieres entrar en gastos, no es necesario adquirir ningún producto nuevo. Puedes buscar una solución casera que también es muy eficaz. Lo que debes hacer es frotar la punta de un lápiz (hecha de grafito), después, lo que debes hacer es introducirla en la cerradura y girar, de manera que el grafito se distribuya correctamente.
  4. Si al realizar esta tarea te encuentras con miedo de cometer errores, entonces puedes contratar a un especialista en cerraduras para que la haga por ti por lo menos una vez. Trata de observar cómo lo hace para aprender y luego puedes hacerlo tú mismo sin causar ningún inconveniente.
  5. Las soluciones pueden ser utilizadas también para lubricar las bisagras. Lo que debes hacer en este caso es levantar la puerta un poco con un destornillador, aplicando el lubricante en el espacio que se ha creado en la bisagra. Luego debes abrir y cerrar la puerta varias veces para lubricar bien.

Consejos

Recuerda que los consejos anteriores no son exclusivos de las cerraduras de las puertas cerradas, también se puede utilizar para resolver problemas en los que la puerta cruje cada vez que se abre o se cierra.

Recuerda que la seguridad debe ser siempre una prioridad, especialmente si vas a realizar tareas por ti mismo en tu hogar y no cuentas con experiencia previa. Comienza cerciorándote de que no tienes niños a tu alrededor, además de asegurarte de usar la ropa o artículos de seguridad apropiados según la tarea que vas a realizar.

Autor entrada: Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *