Cuando llega el momento

A todos nos llega el momento, ese momento en el que tenemos que decidir qué hacer con nuestra vida, con nuestro futuro. No es una decisión fácil, ya que de ella dependerá lo que haremos los próximos años por lo que lo mejor es tomárselo con clama y pensar mucho antes de actuar.
Algunos siguen estudiando hasta que se decantan por algo, otros cogen el primer trabajo que les ofrecen indiferentemente de si les hace felices o no, lo importante es trabajar. Otros tantos deciden ser emprendedores y montar un negocio propio, ponen toda la carne en el asador y van a por todas. De este modo se dedicaran a lo que más les guste y podrán ir a trabajar con una sonrisa en los labios.
Pagar tasas, impuestos, localizar el mejor local, amueblarlo y poner a la venta el producto que elijan. Documentarse de todo lo que tienen que hacer y hacerse con todo lo necesario en selfpaper para que todo funcione bien.

Comprar una buena caja registradora y un detector de billetes falsos barato para poder localizar los posibles engaños, acondicionar todo para que este lo mejor posible y abrir las puertas de cara al público.

En este momento te encomiendas a todos los Santos que conoces para que todo salga bien, has invertido en esta idea todos tus ahorros, tus esperanzas, tus ilusiones y mucho,  mucho trabajo. No puede salirte mal, debes de esmerarte en que todo esté bien, que el producto que pretendes vender sea atractivo para las personas, conseguir una buena publicidad es muy importante para poder llegar a más personas, a mas clientes potenciales.
La publicidad hace verdaderas maravillas, una buena campaña de marketing y unas buenas promociones son lo mejor para abrir un negocio y tener buenas expectativas.

Cuando llega el momento lo sabes, eres consciente de que ha llegado tu momento, el momento de ser una persona totalmente independiente con un negocio a tu cargo, un negocio que irá bien si sabes promocionar y gestionar, teniendo en cuenta el esfuerzo que supone abrir un negocio propio, las ilusiones que se le ponen, los esfuerzos y los sacrificios… Más vale que nos salga bien. Solo falta que el gobierno lo ponga un poco más fácil, que los impuestos no nos agobien, que ya tenemos bastante con ser emprendedores e intentar ayudar en lo posible a que el país salga del pozo en el que estaba metido.

Autor entrada: Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *