Comprar un coche para arreglarlo

Hace unos años compraste un coche con toda la intención de repararlo poco a poco, cada año emplearías una pequeña cantidad de dinero para arreglar ese coche al que le tienes muchas ganas, son tantas las ganas que gastas más de lo que te propusiste pero la verdad es que no te afecta mucho en el presupuesto del hogar y te hace mucha ilusión terminarlo cuanto antes.

Tienes línea directa con los recambios coche desguace para que te avisen inmediatamente cuando llegue la pieza que te falta, esa pieza que te separa de tu coche, de tu gran ilusión, esa pieza que no te deja terminar de arreglar el coche.

Ya tienes los planes hechos, no vas a parar de salir a pasear con él, no es un cochazo, ni tan antiguo como para ser un clásico, pero lo que sí es, es tu coche preferido, por eso le estas poniendo un empeño desmesurado al arreglo, lo estás haciendo con la intención de poder acabarlo este año o como mucho tardar en los primeros meses del próximo año, vamos que lo que es seguro es que este año el viaje a la playa va a  ser en tu precioso coche plateado.

Tu mujer te anima a que lo termines porque sabe que te encanta y que no vas a descansar hasta que lo tengas en marcha y  en las mejores condiciones. Le acabas de cambiar las ruedas y la trasmisión y ya arranca, estas esperando una pequeña pieza que hará que el motor no coja el aire en exceso y así podrá estar perfecto. La pieza está tardando más de la cuenta, pero llegará. Ya te ves con tu coche nuevo en la carretera, con las ventanillas bajadas y la brisa moviéndote el pelo como si fuera una película romántica de la tele, te ves en tu coche llegando al paseo marítimo de una ciudad costera este verano y disfrutando de unas merecidas vacaciones, te ves con tu coche hecho de la nada, pieza a pieza, tuerca a tuerca, reparado con tus manos y con tu esfuerzo, restaurado para que sea tan bonito como cuando era nuevo, un coche hecho a tu medida y a tu gusto, un coche que tiene tu firma, un coche que es solo tuyo y del que te sientes muy orgulloso, serás el más feliz del mundo, cuando acabes tu coche.

Autor entrada: Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *