Amortiguadores de gas y aceite

Los amortiguadores son los que soportan las irregularidades del camino al moverse verticalmente, permitiendo así que las ruedas se mantengan firmes en el suelo respaldadas por la barra de torsión o muelles y los resortes.

Su funcionamiento consiste en absorber la energía del impacto al comprimirse en el muelle de suspensión, después el fluido hidráulico del amortiguador aumenta al adquirir el calor del proceso anterior. Por ello, el líquido aumenta hasta llegar al punto de ebullición produciendo la cavitación, la cual hace que surjan partículas de aire en el pistón.

Diferencias entre amortiguadores de aceite y gas

Amortiguadores a gas: ellos tienen que mitigar el problema de las partículas de aire en el pistón; sin embargo, no lo eliminan por completo. Eso sucede debido a que permanecen suspendidas en la cámara de gas de compensación; no obstante, este tipo es el de mayor estabilidad y agarre en las curvas a alta velocidad.

Curiosamente los amortiguadores de gas también son de aceite, solo que contienen gas nitrógeno, además del aire en las cámaras, para que el fluido regrese con mayor eficiencia a ellas y el contacto de los neumáticos con la superficie sea más rápido. Evita incluso que se produzcan burbujas después de un rebote, por eso son estupendos para trabajos duros.

Una desventaja de los amortiguadores a gas es que la suspensión es muy dura, a razón de eso al pasar por un bache el impacto se siente demasiado.

Amortiguadores de aceite o hidráulicos: como su nombre lo indica, trabajan con lubricantes. Funcionan con dos cámaras solo para aire y el aceite pasa de una cámara a otra, entrando por medio de una válvula que regula su paso según el movimiento del vástago.

Su mayor ventaja es que son más flexibles, por lo cual absorben o reciben los impactos haciéndolos casi imperceptibles. Pero, no tienen la misma eficiencia para las curvas muy pronunciadas; la razón de ello es que crean burbujas y eso los hace perder estabilidad.

La labor de ambos es bastante fuerte, no es de extrañarse que se averíen con frecuencia; por supuesto, esto depende del uso que reciba el coche. Los amortiguadores son parte indispensable del sistema de seguridad, con ello sobra decir que requieren atención para evitar contratiempos lamentables. Haciendo clic en piezasdesegundamano.es puede conseguir las piezas para realizar reparaciones sin miedo al presupuesto, sin complicaciones y desde cualquier punto de España.

Autor entrada: Carmen